lunes, 28 de marzo de 2011

LAS ZAPATILLAS ROJAS

Siempre he disfrutado mucho con el ballet y con el cine, por eso no pude más que alegrarme del estreno de El cisne negro. Después de meses esperando que llegase a España, arrastré a mi novio al cine para verla en pantalla grande. El resultado fue un poco decepcionante, sin desmerecer la actuación de Natalie Portman, la estética de la película, el maravilloso vestuario de Rodarte y otras múltiples virtudes que ya elogió en su momento gran parte de la crítica. ¿Cuál fue el problema entonces? Pues el más grave a mi juicio cuando ves un filme con las pretensiones del que nos ocupa, no me llegó a las entrañas, se quedó en un estallido de encajes negros, tules y eyeliner que, durante los 103 minutos de metraje me impresionó, pero no fue más allá. Por lo general me suelen gustar las películas que hablan de la enajenación, de los trastornos de personalidad, de la dominación materna, pero el tratamiento de este tema por parte de Arnofsky me recuerda tanto al que hace Haneke en La pianista, esta vez de forma magistral, que me quedo con ésta:



No sé si habéis visto esta película. ¡Es muy recomendable! En fin, me estoy yendo por las ramas, lo que quería al escribir esta entrada, no es criticar a El Cisne negro, me imagino que muchos la habréis amado e insisto en que a mí también me ha gustado, si bien no impresionado. Con este post lo que deseo es hablar de un filme que sí me conquistó y que nunca me cansaré de recordar: Las zapatillas rojas de Michael Powell y Emeric Pressburger de 1948.


Esta obra de arte es una de las películas de cabecera de Scorsese. En ella el director de  una compañía  de ballet descubre a dos nuevos talentos, una bailarina y un compositor musical y decide, contando con los dos, poner en marcha un nuevo espectáculo: Las zapatillas rojas. Tanto su protagonista, Moira Shearer como la mayor parte de su reparto eran bailarines profesionales, y eso se nota mucho ya que sus interpretaciones son maravillosas.  Algunas pinceladas de su argumento y el ballet que se representa están basados en el relato homónimo de Hans Christian Andersen, uno de mis favoritos cuando era pequeña y aún ahora. La estética del filme en technicolor es increíble y para muestra estas imágenes:








Además, Las zapatillas rojas plantea un asunto que ya es un clásico en este tipo de cine, la eterna lucha interior del artista por entregarse a su arte o doblegarse al amor y lo hace, desde mi punto de vista y teniendo en cuenta el año en que se rodó, sin caer en la cursilería. Por todo ello os animo a que la veáis, o los que ya lo habéis hecho me contéis vuestras opiniones.

11 comentarios:

  1. Creo que la he visto ,pero seguro que repito .Precioso post a mí también me encanta el ballet.
    Besitos.
    Oti.

    ResponderEliminar
  2. me ha encantado este post, ya tengo nueva peli para ver este finde!

    gracias x tu comments, pero tb he decir que tus outfits son mejores y q tienes un tipazo nena, unas piernas de escandalo publico.

    http://rockerules.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  3. Pues yo no he visto Las zapatillas rojas pero la verdad es que le tengo muchas ganas, a ver si luego me la bajo y me pongo a verla.
    Y bueno, tampoco vi Cisne Negro pero es que yo no veo nada (o casi) de cine actual, de hecho estoy perdidísima con estrenos y todo eso. No sé, pienso que salvo excepciones contadas el cine actual es bastante peor que el de antes, al menos el que llega a los cines. Y si a eso le unimos mi odio a los multicines, lo caro que es... pues eso, que no veo nada actual xDD
    Pero bueno, de Darren Aronofsky me gustó mucho Requiem for a dream... eso sí, me deja hecha una mierda siempre que la veo, qué peli más dura, joder! Y la pianista creo que también es bastante durilla, no? Tengo que verla también, seguro que me gusta. En el fondo debo ser medio masoca, porque este tipo de pelis siempre me dejan fatal pero me encanta verlas! xDD

    Y me alegro de que te gustara mi post aunque el metal extremo no sea lo tuyo. Yo es que siempre he sido muy oscurilla, de hecho (aunque no lo parezca jeje) hace 10 años iba en plan siniestra extraña, y supongo que por dentro lo sigo siendo. Pero aún así también me encanta el country-rock, el rockabilly, el hard rock de los 70... y Black Sabbath, por supuesto, ¡los padrinos del doom! De hecho aún me puse el otro día mi camiseta de Black Sabbath y me saqué fotos para el blog, a ver qué post saco de ahí jeje

    1 besote!

    ResponderEliminar
  4. Las zapatillas rojas no la he visto, intentaré verla. Cisne negro si y me gustó pero no tanto como esperaba. Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. me hicieron por encargo unas zapatillas rojas de ballet por que no las encontraba por ninguna parte... no he visto la pelicula pero ahora mismo me la bajo :)
    olguiscloset.blogspot.com

    ResponderEliminar
  6. No he visto ninguna de las dos y eso que la de "La pianista" la tengo en casa...! Las veré!
    Por cierto, la foto, de la 2ª película, de la chica de cerca con esas grandes pestañas no te recuerda a una de El cisne negro???

    un besito

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias por pasarte por mi blog :)
    El tuyo me encanta.Me acuerdo de este cuento, tambien me gustaba de pequeña y la pelicula parece que promete.
    Besos!

    ResponderEliminar
  8. me ha encantado el post!besosss!!

    www.zscloset.blogspot.com

    ResponderEliminar
  9. He bailado ballet desde los 6 años hasta hoy.... me encanta.... por eso me parece un magnifico post!

    http://tvintagedreams.blogspot.com/

    ResponderEliminar